Make your own free website on Tripod.com
Elfos

 
 
Apariencia
Historia
Forma de Vida
Juego de Rol

Apariencia
   Los elfos de Ansalon son criaturas altas, ágiles y elegantes con orejas puntiagudas, miembros delgados y movimientos gráciles. No poseen vello facial, y son considerados adultos a partir de los noventa años. Existen tres grandes razas diferenciadas:
Los silvanesti son de piel muy clara, considerada esta cualidad como un cánon de belleza. Su pelo va del castaño claro al rubio blanco y sus ojos son de color avellana. Prefieren las ropas sueltas y las capas ondulantes. Sus ropas tienen varias tonalidades de verde y marrón. Hablan con tonos melódicos y se mueven con una gracia natural.
Los qualinesti son más pequeños y de tez más oscura que los silvanesti, con ojos azules o castaños y pelo que va del castaño miel al rubio. No son tan impresionantemente atractivos como los silvanesti. Prefieren los tonos tierra de ropa. Tienen voces fuertes, agradables, amistosas y modales abiertos. Se inclinan por los vestidos largos para las mujeres y los pantalones de tela y chaquetillas para los hombres.
Los kalanesti (y no kagonesti, como dicen algunos libros) tienen aproximadamente el mismo tamaño que sus hermanos, pero son mucho más musculosos. Su piel moreno oscuro está llena de dibujos en arcilla, pintura y tatuajes. La mayoría tiene pelo oscuro, que va del negro al castaño claro; los más viejos tienen el pelo blanco plateado. Tienen todos ojos avellana, llevan ropa de piel fruncida decorada con plumas, y se adornan con collares y brazaletes de plata y turquesa.
Los elfos marinos son bárbaras criaturas acuáticas muy diferentes de sus primos. Estas razas poseen una piel azulada elástica, grandes ojos con estrechas pupilas, y dedos de manos y pies palmeados. Aunque nadan bien en su forma élfica, también pueden tomar la forma de nutrias marinas o delfines.    Los elfos creen que la naturaleza puede ser perfeccionada; si modelan el mundo, su belleza brillará aún más. Por supuesto, también creen que ellos son las criaturas más capaces para modelar el mundo. Ven Ansalon como un jardín que necesita ser atendido y se ven a sí mismos como jardineros y, conscientes de los logros de su raza, ven los intentos artísticos de otras razas como algo tosco y transitorio. Puesto que las habilidades élficas alcanzan unos estándares tan altos que hacen que sus productos duren años, los elfos señalan sin ambages lo tosco de la artesanía de otras razas allá donde la ven. Herramientas y ropas hechas por otras razas no pueden durar los siglos de la vida de un elfo. Los silvanesti son gente orgullosa, arrogante y estoica de poco uso para las otras razas, incluidos otros elfos. Son intolerantes hacia otras razas y costumbres. Los qualinesti son más tolerables y sociales. Sin embargo, comparten algunos de los prejuicios silvanesti contra los matrimonios interraciales. El resto de elfos luchan por conseguir la armonía con la naturaleza para una vida plena y feliz. Son una gente ferozmente orgullosa, de fuerte temperamento y apasionada. Aunque esos bárbaros no inician guerras ni atacan a los extranjeros, no son en absoluto pacifistas.
    Los semielfos, criados en una atmósfera de vergüenza, aprenden la inseguridad. Unos pocos se vuelven antisociales. Otros confían en los extraños pero tienen dificultad en establecer amistades largas y verdaderas. Muchos son líderes naturales, pero pocos creen que la responsabilidad de un líder sea algo que valga la pena. Independientemente de su disposición, todos los semielfos son solitarios: meditabundos, tranquilos y luchando en las dudas sobre sí mismos. Puede que compensen excesivamente su inseguridad realizando actos de bravuconería suicida.

Historia
    Los elfos creen, como casi todas las razas de Krynn, ser los primeros nacidos del mundo. Cuando despertaron por primera vez en la Era de los Sueños, estaban dispersos por toda la tierra como las estrellas por el cielo. El paso de la Gema Gris alteró algunos elfos terrestres en elfos marinos, que desarrollaron culturas independientes de la historia élfica principal. Incluso ahora viven en una distante oscuridad y paz, aunque existe un cierto comercio entre los elfos de tierra firme y marítimos.
    Los elfos terrestres buscaron la paz con el mundo, pero la paz no siempre fue posible en Ansalon. Los dragones del mundo despertaron, algunos al mal y algunos al bien. La Primera Guerra de los Dragones trajo conflicto al mundo de Krynn.
    La Guerra de los Ogros anunció la Segunda Guerra de los Dragones, que empezó cuando los elfos se asentaron en territorio reptiliano. Durante la guerra, Silvanos, un poderoso guerrero elfo y un gran viajero, visitó a muchos de los elfos en los bosques profundos de todo Ansalon. Viajando con su compañero kender Balif, Silvanos halló gran sufrimiento y muerte durante la Guerra de los Dragones.
    Finalmente no pudo tolerarlo más. Convocó a los elfos de los bosques y les convenció de que se unieran al Sinthal-Elish en una colina llamada Sol-Fallen. Allá, muchas casas y clanes juraron lealtad a Silvanos y a la reciente nación silvanesti. Balif se convirtió en general. En el 3350 a.C., tras la victoria de los elfos y el segundo Sinthal-Elish, Silvanos edificó Silvanost en los antiguos bosques de los dragones. Concedió tierras a todos los elfos, y estableció el reino de Silvanesti a lo largo de las líneas de las caídas civilizaciones de los ogros.
    Luego Silvanos se casó con Quinari y fundó una familia. Su primer hijo, Sithel, asumió el liderazgo de los elfos a la muerte de Silvanos el 2515 a.C. Enterró a su padre en una tumba de cristal, y erigió una torre en su honor en el corazón de Silvanost. El 2308 a.C. nacieron de la mujer de Sithel dos hijos gemelos, Sithas (el mayor por minutos) y Kith-Kanan. Durante este mismo tiempo, el imperio ergothiano empezó a traspasar los límites en expansión de Silvanesti. Los elfos nómadas, acaudillados por Kith-Kanan, contactaron por primera vez con la ascendiente civilización humana. Kith-Kanan estableció el comercio entre los elfos nómadas y los asentamientos humanos en sus fronteras. A su debido tiempo se produjeron matrimonios entre elfos nómadas y humanos. Sithel contempló esos matrimonios con suspicacia. En el 2192 a.C. viajó a las fronteras occidentales del reino para estudiar la diplomacia de Kith-Kanan.
    Mientras cazaba en la frontera, Sithel fue muerto. Algunos dicen que la flecha humana que lo mató halló su blanco por accidente. Otros dicen que los humanos mataron a Sithel para eliminar barreras a su expansión. Fuera cual fuese el caso, el resultado fue las Guerras de Kinslayer.
    Duró hasta el 2140 a.C. Los altos elfos de Silvanesti intentaron expulsar a los humanos de sus tierras, mientras los elfos que se habían casado se pusieron del lado de Ergoth. Así, Kith-Kanan condujo las fuerzas occidentales de Silvanesti a la batalla contra sus propios hermanos de raza. La guerra terminó con una tregua entre Ergoth y Kith-Kanan. Por entonces, los elfos altos del oeste se habían cansado del rígido sistema de castas de Silvanesti, declararon la independencia y tentaron la guerra civil.
    Mediante negociaciones secretas con Ergoth, Sithas resolvió simultáneamente varios problemas. En el 2073 a.C. fue firmado el tratado de la Vaina de la Espada y se formó la nación de Qualinesti, un lugar donde los elfos nómadas del oeste de Silvanesti podrían establecer su propia nación. Kith-Kanan reconoció el acto como un exilio, pero no pudo hallar otra esperanza para su gente. Los qualinestis alcanzaron su nuevo hogar tras la Gran Marcha, que duró del 2050 hasta el 2030 a.C. Así, Qualinesti nació del pesar y la esperanza. Kith-Kanan estableció su reino y nunca regresó al este.
    Tras la formación de Qualinesti, los silvanesti permanecieron en autoimpuesto aislamiento hasta que el rey Lorac Caladon estableció un floreciente comercio con el imperio septentrional de Istar. A su debido tiempo, el Cataclismo selló las fronteras de Silvanesti y los elfos se retiraron del resto del mundo.
    Debido al arrogante Príncipe de los Sacerdotes, los silvanestis culparon a los humanos del Cataclismo. Su propio aislamiento les hizo igualmente censurables. Pese a ello, los silvanestis tienen la sensación de que su don de civilización pasó sin ser apreciado y, en el caso de Istar, se abusó arrogantemente de él. Esta sensación no ha hecho más que reforzar su desconfianza hacia los humanos.
    Los qualinestis sufrieron también a causa del Cataclismo. Otras razas han efectuado a menudo incursiones contra ellos en busca de comida y riquezas. Sus sueños de modelar ciudades además de su gloriosa capital han quedado olvidados mientras luchan por mantener lo que ya han conseguido.

Forma de Vida
    Antes de la Era de los Sueños, los elfos altos vivían en los bosques sin construir refugios. Por aquel entonces era un pueblo muy forestal, aunque habían formado clanes elfos y eran en cierto modo territoriales.
    El fin de la era del Nacimiento de las Estrellas vio uno de los fines de la forma forestal de existencia. Forzados por la amenaza reptiliana del noroeste, se reunieron por primera vez bajo la dirección de Silvanos. Después de que los dragones resultaran derrotados, los elfos empezaron a asentarse en algunas regiones fértiles. Construyeron ciudades, sabedores de que algún día necesitarían defender de nuevo su hogar.
    La disposición de estas ciudades no ha cambiado en el transcurso de los milenios. Cada ciudad está construida de forma circular, celular. La organización celular de las plantas proporciona un buen modelo para las ciudades élficas. De hecho, todas las construcciones de los elfos siguen los esquemas de la vida y la naturaleza.
    Durante la Guerra de la Lanza, los silvanestis huyeron hacia el oeste y se asentaron en las orillas occidentales de la bahía de Harkun. Allá siguen la mayoría de los silvanestis hasta hoy, morando en claros rodeados por denso bosque. Sus edificios son altas estructuras adornadas de madera y piedra. Los rasgos más sorprendentes de un asentamiento silvanesti son las bajas pirámides de piedra usadas como tumbas para los muertos silvanesti, y las grandes masas de brezos y zarzas creados por el Modelador de la Madera de la Casa y el Jardinero de la Casa para que sirvan como límites.
    Desde la edad de la responsabilidad hasta la edad adulta, un elfo debe entrar en el gremio de su familia y aprender el oficio. En general no piensan en esto como una limitación: ven las habilidades como algo generacional, que pasa de padres a hijos.
    Largos años en un imperio y seguro han estratificado los oficios y las tareas en un rígido sistema de castas, o Casas. En la cima del sistema está la Casa Real, los descendientes de Silvanos. Debajo de esta casa están las casas de los artesanos y los oficios, como la Casa Mística, la Casa Jardinera y la Casa Modeladora de la Madera. La Casa Protectora constituye el ejército de Silvanesti. La más baja de todas las casas es la Casa Servidora, que incluye aprendices, comerciantes extranjeros, sirvientes contratados y esclavos. Nadie contrae matrimonio fuera de su casa sin permiso, y este permiso era raras veces concedidos.
    Los silvanestis no se comunican con el mundo exterior, que hallan demasiado efímero para sus gustos. También se casan raras veces fuera de sus propios dominios. Silvanesti ha resistido más de 3.000 años, y se ha asentado en sus bases. Aborrece el contacto con los humanos u otras razas, incluso sus relaciones con Qualinesti son tensas.
    La sociedad de Qualinesti está mucho menos estructurada. Son gobernados por un Orador de los Soles, también de sangre de Silvanos. Sirve primariamente como fuerza guía y directora en un gobierno formado por un senado llamado el Thalas-Enthia, que es nombrado para representar los varios gremios y comunidades y transmitir sus recomendaciones al Orador, el cual toma las decisiones finales.
    Los kalanesti no tienen asentamientos permanentes. Sus poblados son estructuras temporales de pieles de animales y madera ligera. Usan las ramas de los árboles vivos para construcción y camuflaje. Cada poblado es el hogar de una tribu de varias familias interrelacionadas. La tribu se centra en torno al jefe —el miembro más viejo y sabio— y su familia. El jefe toma todas las decisiones en nombre de la tribu.
    Tienen una visión animista del cosmos: creen que todo está vivo y merece respeto, el cual se extiende especialmente a los muertos, que son envueltos en galas y enviados flotando en canoas funerarias.
    Ninguna sociedad o comunidad en Ansalon está formada únicamente por semielfos. Aunque algunos aprenden oficios y se establecen en un sitio, la mayoría derivan de lugar en lugar. Los qualinestis les proporcionan un hogar a regañadientes, son tratados fríamente pero sin sufrir un ostracismo total.

Juego de Rol
 

Habilidad Silv. Qual. Kag. Dim. Semi.
FRZ 3/18 7/18 8/18 3/18 3/18
DES 7/19 7/19 10/19 10/19 6/18
CON 6/18 7/18 3/18 3/18 6/18
INT 10/18 8/18 8/18 8/18 4/18
SAB 6/18 6/18 8/18 8/18 3/18
CAR 12/18 8/18 3/18 3/18 3/18
 

Bonificaciones y Penalizaciones

Silvanesti
+1 Des, -1 Con
Qualinesti
+1 Des, -1 Con
Kalanesti
+1 Frz, +1 Con, +2 Des, -3 Int
Marinos
-1 Frz, +1 Des
Semielfos
+2 Des
General
+1 tiro con arco

Lenguajes
Común, elfo, elfo, gnomo, kender, goblin, hobgoblin, ogro, animal del bosque al azar

Pericias
en general: Agricultura, Arquería, Habilidades Artísticas, Mareaje, Pesca, Rastreo, Tejer. Infravisión (20m), 1/6 encontrar puerta secreta.
kalanesti: Caza, Comprensión de animales, Entrenamiento de Animales, Montar trampas, Supervivencia (bosque).
especialización mágica: todas las escuelas, pero esencialmente adivinación y hechizos.

Especial para los elfos marinos
Un elfo marino puede llegar a un nivel superior de 10. Sin embargo, si sale del agua, su nivel se ve reducido a 10. Puede cambiar de forma 3 veces al día a nutria (dimenersti) o delfín (dargonesti), pero no recuperan sus puntos de daño en esta transformación y no pueden lanzar conjuros bajo esta forma. Sí reciben las habilidades especiales de estos animales.